#España – Nueva ley de alquileres: Es ilegal que los inquilinos tengan que pagar los honorarios de las inmobiliarias

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 39 segundos

La ley de vivienda recoge en su disposición adicional primera que los gastos de gestión inmobiliaria y los de formalización del contrato correrán a cargo del arrendador y no del inquilino, como ocurría hasta ahora

Los honorarios o tarifas que cobran las inmobiliarias por la gestión de los alquileres ya no las tendrán que pagar los inquilinos, sino los propietarios. Este es uno de los cambios que ha traído consigo la ley de vivienda aprobada por el Gobierno y que entró en vigor el pasado 26 de mayo, como recoge el Boletín Oficial del Estado (BOE). Estos honorarios en muchos casos son en torno al 3% o 5% cuando es la compra o venta de una vivienda, o un mes de alquiler.

En el apartado cuatro de la disposición final primera, que modifica la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994, el texto asegura que “los gastos de gestión inmobiliaria y los de formalización del contrato serán a cargo del arrendador”, es decir, del propietario.

Tras la aprobación de la ley de vivienda llegaron las dudas de hasta qué punto esto es aplicable en las comunidades autónomas, ya que podría haber un solapamiento de las competencias. No obstante, según los expertos consultados por Newtral.es, esta parte de la normativa es aplicable a nivel nacional, y debe cumplirse, ya que si no se estaría incurriendo en una ilegalidad (a no ser que se derogue la ley).

Las competencias de las comunidades en materia de vivienda no se solapan por evitar que el inquilino pague los honorarios de las inmobiliarias

Tal y como explica Paloma Taltavull, catedrática de Economía Aplicada en la Universidad de Alicante y experta en vivienda, “el reparto de gastos, ya sea en una compra o venta de vivienda, como de un contrato de alquiler, siempre ha estado regulado por el Estado”. Es decir, el quién paga a quién, y también el qué.

A su vez, Alejandro Fuentes-Lojo, abogado especializado en derecho inmobiliario, asegura que “a no ser que se derogue la ley de vivienda, la obligación del propietario a pagar los honorarios de las inmobiliarias está en vigor”. Así, las comunidades autónomas, por mucho que no quieran aplicar la norma en su totalidad o no quieran hacer uso de herramientas como el poner techo a los precios del alquiler en mercados tensionados, tendrán que aplicar este aspecto.

Taltavull añade que esta ley es sobre el derecho a la vivienda y como tal funciona de paraguas normativo para que las comunidades autónomas decidan aplicar ciertos aspectos de lo que contiene, como las zonas de mercado tensionado o los topes al alquiler.

Los expertos advierten a los inquilinos de que, si se lo piden, no paguen con dinero negro o estarán desprotegidos

Uno de los escenarios que se contemplan es que las inmobiliarias sigan pidiendo el dinero de los honorarios a los inquilinos y estos tengan dos opciones: o no pagarlo y, por lo tanto, no acceder a la vivienda, o hacerlo igualmente. En este segundo caso, Fuentes-Lojo indica que ese dinero podría reclamarse.

“Muchos profesionales intentarán sortear esta prohibición, y en algunos casos tratarán de hacer que el inquilino lo pague en negro, pero hay que alertar de que en el caso de que accedan, estarán desprotegidos, no habrá manera de reclamar ese dinero”, explica el abogado especializado en derecho inmobiliario.

La catedrática de Economía Aplicada de la Universidad de Alicante plantea, además, otras situaciones. Por ejemplo, que el propietario busque obtener esos honorarios de las inmobiliarias subiendo los precios del alquiler a los inquilinos, registrando ese pago como otro gasto o, directamente, saltándose el paso de contratar a un intermediario como es una inmobiliaria.

No obstante, Fuentes-Lojo señala que registrarlo como otro gasto sería complicado, ya que están todos muy regulados, ya sean, por ejemplo, los gastos de conservación o el Impuesto sobre los Bienes Inmuebles. De hecho, ambos expertos señalan que si se producen los pagos a través de transferencias, estas son más rastreables y perseguibles por parte de Hacienda, lo que podría aflorar cierta economía sumergida en el mercado del alquiler.

Los beneficios de las inmobiliarias vuelven al debate

Para Paloma Taltavull los beneficios que obtienen las inmobiliarias con los honorarios, ya sean a través del inquilino o del propietario, son los que realmente están en tela de juicio, ya que en muchos casos “o son el 3% de venta de una vivienda o un mes de alquiler”. “Podrían tener un código deontológico, como tienen los médicos o los abogados, sobre qué está bien cobrar como servicio y qué no”, considera.

Además, la catedrática explica que “este debate sobre si es ético o no y sobre las cuantías que cobran a través de los honorarios las agencias inmobiliarias ya surgió en 2003 y 2004, pero en ese momento no se hizo nada”.

 

Fuente:  newtral.es